La gran funcionalidad de los drones ha conseguido que estos se hayan incorporado a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Gracias a sus altas prestaciones, tales como, sus cámaras térmicas, altavoces o focos, los drones para policía se han convertido en el aliado perfecto para controlar y seguir, entre otras, las actividades de delincuencia organizada. 

Y es que, los drones no solo ayudan a combatir las infracciones sino que, además, proporcionan apoyo en diferentes actividades: aglomeraciones deportivas, el rescate de personas, el control de carreteras o actividades de emergencia.

Por otro lado, los drones también son usados con el objetivo de dar apoyo en todo momento a cualquiera de los grupos que así lo necesiten, tales como, por ejemplo, los equipos que se encargan de la extinción de incendios, o los cuerpos policiales que realizan fotos desde el aire con el fin, bien de situar un hecho concreto, o bien de conocer la orografía del terreno ante uno de sus despliegues.

 

¿Cuáles son los diferentes usos que los drones tienen para la Policía?

Los drones de uso policial se han convertido en uno de los aliados perfectos para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. A continuación, expondremos algunos de los motivos principales por los que este tipo de tecnología se ha convertido en el aliado perfecto para las instituciones policiales de nuestro país. 

  1. Realización de misiones de vigilancia. La Guardia Civil utiliza los drones, normalmente, para llevar a cabo misiones de orden público, seguridad ciudadana, control del tráfico, vigilancia de fronteras, inteligencia y logística, entre otras muchas. Con aliados como los drones, estos llevan a cabo sus actividades de forma más efectiva, rápida y segura, además de conseguir un gran ahorro económico. 
  2. Controlar grandes concentraciones de masas. Por otro lado, los drones policiales son el compañero perfecto en el momento en el que se trata de garantizar la seguridad en el interior de grandes acontecimientos o concentraciones populares en las que se vuelve necesario realizar un control de masas, como puede ser en partidos de fútbol de alto riesgo, conciertos o aglomeraciones.
  3. Operaciones especiales. Para realizar cierto tipo de operaciones, el Cuerpo Nacional de Policía, anteriormente, necesitaba utilizar helicópteros. Sin embargo, con la implantación de los drones policiales, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado podrán realizar ciertas actividades de forma mucho más rápida, económica y discreta.
  4. Tareas de búsqueda y rescate. Por otro lado, los drones han sido de gran ayuda de cara a la realización de acciones de búsqueda y rescate de personas para la Guardia Civil y Policía Nacional. 

 

¿Para qué utiliza los drones la Guardia Civil?

En general, la actuación policial con drones se ha extendido mucho dentro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, ofreciendo estos una gran polivalencia. 

    1. Tareas de orden público. Normalmente, la Guardia Civil utiliza los drones en tareas de orden público, investigación, salvamento, emergencias, control medioambiental, logística o inteligencia, entre otras muchas.
    2. Garantizar la seguridad ciudadana. Todas las acciones que se han ido mencionando, finalmente buscan la garantía de la seguridad ciudadana.
    3. Vigilancia del tráfico en carretera. El control y la vigilancia del  tráfico en la carretera es una de las funciones clave que poseen actualmente los drones para la policía. Gracias a estos, el departamento de tráfico de la Guardia Civil es capaz de mantener el orden en carretera y reducir el número de accidentes al respetar las normas de circulación. 
    4. Control y supervisión de fronteras. Gracias a la utilidad de los drones, la Guardia Civil es capaz de mantener un buen control y una mejor supervisión de cara a garantizar el buen funcionamiento de las fronteras españolas.

 

¿Cuáles son las ventajas que los drones aportan a la Policía?

A continuación, te contamos las ventajas que tienen los drones para la Policía Nacional, para la cual se han vuelto una herramienta de trabajo indispensable de cara a garantizar una completa y absoluta seguridad pública.

  1. Mayor eficacia en el trabajo. La eficacia se ha vuelto un factor clave, ya que los drones poseen algunas funcionalidades de las que anteriormente no se disponía con tanta facilidad, tales como, las cámaras térmicas o el zoom de gran aumento. Ambas ayudan a los cuerpos policiales en numerosos escenarios día tras día. 
  2. Disminución de riesgo. Al incorporar este tipo de tecnología, se incrementa muchísimo la seguridad en el trabajo, ya que en numerosas ocasiones los miembros del cuerpo policial no están obligados a exponerse frente a los diferentes riesgos inminentes que existen durante su desempeño profesional. De esta forma, los agentes evitarán poner en peligro sus vidas mientras hacen su trabajo, y, por consiguiente, se genera una considerable disminución de riesgos y un aumento de la seguridad. 
  3. Mayor capacidad de análisis. Al disponer de un tamaño reducido, la capacidad de análisis aumenta, ya que es posible acceder a numerosos lugares y obtener mucha información que para los operarios sería completamente imposible conseguir. 

 

Visto lo mencionado anteriormente, los drones policiales requieren contar con una formación altamente especializada y cualificada, teniendo que preparar a todos los agentes pertenecientes a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para trabajar con este tipo de herramientas y tecnología. 

Dado el alto nivel de responsabilidad e implicación que requieren sus funciones, es necesario que el agente tenga conciencia antes de realizar algunas acciones por cuenta propia. La normativa vigente acerca del uso de drones ha provocado un incremento constante en su demanda y uso particular, por lo estos podrán adquirirse sin ningún tipo de restricción, siempre y cuando se adhieran a la normativa legal clara. 

Además, es importante alentar a la seguridad y al buen uso de dicha tecnología, ya que, por ejemplo, los drones policiales llegan a alcanzar los 90 kilómetros por hora y una autonomía de hasta 20 minutos. En cuanto a la altura a la que operan, esta se limita en función de su capacidad y el tipo de dron.